Archivo de la etiqueta: euskadi

Deportes vascos: están locos estos galos…

Los vascos son gente orgullosa de sus tradiciones. Y la verdad es que tienen motivos para ello. Sus deportes tradicionales son una de las manifestaciones de la cultura euskaldún más interesante y más llamativa para cualquier novato en Bilbao y en Euskadi. Con un poco de suerte es bastante fácil ver exhibiciones y competiciones tanto en las fiestas importantes  –la Semana Grande (Aste Nagusia en agosto) y la Feria de Santo Tomás (diciembre)–, como en los frontones de los pueblos y en la televisión local.

El deporte rey en Euskadi es la Pelota Vasca, un deporte que también se practica en el País Vasco francés (Iparralde) y en bastantes lugares de América latina. Generalmente lo practican dos o cuatro jugadores (en dos equipos) que golpean la pelota contra un frontón con una pared lateral a la izquierda, por turnos. Las distintas modalidades dependen de la medida del frontón (trinquete, frontón de 30 metros, de 36 metros y de 54 metros) y las especialidades las dictan los reglamentos aplicados, pero la más popular es la pelota mano, en la que los pelotaris golpean una pelota que pesa más de 100 gramos con la mano abierta. Huelga decir que la mano de un pelotari es más ancha que las autopistas alemanas.

Manos de pelotari.  Foto: @CONADE
Manos de pelotari.
Foto: @CONADE

La cesta punta  o jai alai, la más antigua y la más conocida a nivel internacional, se practica casi exclusivamente en Bilkaia y en torneos de verano en el País Vasco francés, siempre en frontones largos. Otras modalidades como el remonte, el xare o share (que se juega con una especie de raqueta de tenis), el frontenis y otras variantes americanas -hay muchos países de Latinoamérica donde se practican distintas modalidades– son menos populares y difíciles de ver en Euskadi.

Deportes rurales, los más espectaculares

Pero si la pelota es, sin duda, el deporte vasco de más éxito y con mayor número de seguidores, los deportes rurales (herri kirolak) son los que dejarán al novato boquiabierto al disfrutarlos en directo, aunque alguno recuerde haber visto a algún señor cortando troncos en la tele en aquellos lejanos tiempos en que los Messi de turno no eran los únicos dioses del deporte. Ver a un aizkolari (cortador de troncos) o a un harrijasotzaile (levantador de piedras) en acción es un espectáculo digno de ver y apreciar.

Los harrijasotzailes se dedican a levantar del suelo piedras que suelen pesar entre 100 y 300 kilos. El actual record está en manos de Mikel Saralegi, natural de Leiza, que en 2001 levantó 329 kilos. Las piedras pueden ser cilíndricas (las de menor peso entre 100 kilos y 125 kilos), cúbicas o rectangulares ( 125 kilos y 212,5 kilos) y esféricas o bolas (con pesos de 112,5 a 125 kilos).

Al mudarme a Bilbao, todavía recordaba de mi adolescencia el nombre de un famoso levantador de piedras, Iñaki Perurena, una leyenda de los 80 y 90 que se hizo conocido en toda España porque durante algunos años ostentó el record de levantamiento de piedra con una ‘chinita’ de 322 kilos. Con una sola mano, Perurena llegó a levantar 267 kilos de roca él solito. Me río yo de Asterix, aunque según parece a los escoceses, los islandeses, los alemanes del sur, los galeses y hasta a los japoneses tienen deportes o ritos tradicionales que implican levantar piedras pesadas.

levantador
Deportes Vascos, de Iñaki García Ergüin

Perurena fue el primer harrijasotzaile en levantar 300 kilos, casi dos veces su peso. También le gustaba probar a levantar una piedra de 100 kilos unas mil veces en cinco horas y escribir y recitar poesía, lo que hacen los bertsolaris. Hoy, sigue gozando de una fama incontestable en todo Euskadi, hace anuncios de un complemento alimenticio contra el colesterol y algunas exhibiciones de cuando en cuando, tiene un museo dedicado a la piedra y prepara a su hijo Inaxio, que parece ser digno sucesor del apellido Perurena. Un auténtico crack el señor Perurena.

Otro de los deportes que más he tenido la oportunidad de ver y disfrutar como Bilbao Newbie es el corte de troncos o aizkol jokoa, que parece devenir de la doméstica actividad del corte de leña. Las competiciones consisten en cortar una cantidad de troncos determinada, de un diámetro concreto en el tiempo estipulado.

Suelen competir varios deportistas a la vez y lo más llamativo es que, para cortar los troncos, los aizkolaris se suben encima y asestan hachazos a diestro y siniestro, siempre muy muy cerca de sus pies y de sus piernas. Sí, la tensión está asegurada. La competición más importante en este deporte es el ‘Hacha de Oro’ (Urrezko Aizkora), que se disputa cada año. Australia y Canadá son lugares donde también se practica este deporte, aunque sus pruebas suelen centrarse en medir la resistencia en lugar de la velocidad.

Anuncios