Cinco razones para no perderse la exposición ‘Guerreros de Xi’an’ en Bilbao

GuerrerosXian

 

Desde hace unos días, y hasta el próximo 22 de febrero del nuevo año 2015, Bilbao acoge en el Palacio Euskalduna una exposición que gustará especialmente a los amantes del lejano oriente, de la historia, la arqueología y de las maravillas del mundo. Las réplicas de los famosos Guerreros de Xi’anuna de las maravillas más misteriosas de todos los tiempos. Os vamos a contar cinco razones por las que no debes perderte esta expo:

1. Están considerados la octava maravilla del mundo 

La exposición de los conocidos como los ‘guerreros de Terracota’ tiene en Bilbao su última cita, después de exponerse en numerosas ciudades de Europa, como Dublín, desde donde han llegado a nosotros. En ella podréis ver un total de 150 piezas, que no son originales, sino reproducciones de las que os vamos a mostrar en fotos, porque el Gobierno chino se ha negado reiteradamente a dejar salir ninguna pieza del país, lógicamente. Tened en cuenta que estamos hablando de la que está considerada como la octava maravilla del mundo y de una obra patrimonio de la Humanidad. La verdad es que, a nosotros, con esta razón nos basta y nos sobra, pero os vamos a dar más.

GuerreroGrande

2. Los guerreros de Xi’an tienen un origen y un destino fascinante:

Los guerreros de Xi’an se hicieron para Qin Shi Huang (pronúnciese chin shi guang), rey de Qin y primer emperador de la China unificada, de la dinastía Qin. Zheng, que así se llamaba el emperador de nombre de pila, fue responsable de mantener la unificación del país y de algunas obras colosales, como el principio de la famosa muralla en cuya construcción se dice que murieron más de dos millones de chinos.

La leyenda cuenta que Qin Shi Huang se hizo enterrar -en el año 210-209 a.C- con más de 8.000 figuras a tamaño real de soldados, carros de combate y generales para llegar al más allá protegido por su ejército. Este colosal ejército fue enterrado en formación de batalla en tres fosos distintos a poco más de un kilómetro de la tumba de Qin Shi Huang. Su destino, proteger al  emperador de los peligros que pudieran acechar en el otro mundo.

3. Su descubrimiento fue una casualidad:

Corría el año 1974 cuando unos agricultores de la zona de Xi’an, al este de China, se disponían a cavar un pozo para sacar agua. Empezaron a picar, descubriendo que de la tierra salían trozos de arcilla obviamente trabajada. Tras excavar durante cinco días, llegaron a la conclusión de que todas aquellas uniformes capas de tierra, los brazos, las cabezas, las ballestas y las flechas de barro que estaban encontrando eran algo fuera de lo común.

Aterrorizados por haber podido perturbar un lugar sagrado, los agricultores dejaron de cavar y se volvieron a su pueblo, una aldea cercana. Un funcionario del condado, enterado del hallazgo, inspeccionó el lugar y comprendió que se habían topado con algo de gran valor, así que recompensó a los agricultores con 30 yuan, unos dos dólares para todos.  Al año siguiente se confirmaba que se había descubierto el ejército de terracota del primer emperador de China, de la dinastía Qin, con 2.000 años de antigüedad.

WithHorses

A día de hoy -al menos hace tres años cuando estuvimos allí-, uno de los agricultores que hicieron el descubrimiento en los setenta firma libros a la entrada del recinto de la excavación -de más de 20.000 metros cuadrados y que se puede visitar desde 1979- y se hace fotos con los turistas a cambio de unos yuanes.

4. Todos -los 8.000-  son distintos y estaban pintados

Los guerreros de terracota están formados por varias piezas: el tronco se moldeaba por un lado y luego se le añadían la cabeza y las manos. Pareciera que las manos se hubieran adherido mejor al torso y que, sin embargo, las cabezas casi se hubieran puesto simplemente en sus agujeros del cuello, porque en las fosas pueden verse muchos guerreros sin cabeza pero casi todos conservan las manos.

headless

 

Todos los guerreros de Xi’an son distintos y tienen rasgos y características diferentes, tanto físicas (los hay más jóvenes, más mayores, de distintos rasgos y etnias, con distintos peinados, moños, bigotes…), como militares, mostrando distintos rangos según el tipo de uniforme que llevan. Los soldados llevaban armas (arcos, lanzas, espadas, etc.), mientras que los generales parecen dispuestos para dirigir la batalla. Según cuenta la historia, tras la caída de la dinastía Qin, parece que los campesinos de la zona saquearon la tumba y robaron muchas de las armas.

Closeup
En esta foto puede apreciarse como todos y cada uno de los guerreros son diferentes.

 

Los arqueólogos a cargo de la excavación -y otros muchos expertos- siguen devanándose los sesos para averiguar cómo desenterrar al resto de los guerreros conservando los pigmentos de color originales que se sabe que tienen y que, al contacto con el aire después de tantos siglos preservados por su tumba, desaparecen como por arte de magia en unas cinco horas. Los arqueólogos oficiales de la excavación (capitaneados por la china Xu Weihong), fueron galardonados con el Príncipe de las Ciencias Sociales en el año 2010.

sinexcavar
Parte de los fosos que aún queda por excavar.

En el año 1980 se descubrieron dos carros de bronce pintados. Cada uno de ellos tiene más de 3.000 piezas.

5. Es tu oportunidad de verlos sin tener que ir a China

Hace tres años tuvimos la suerte de contemplar en directo esta maravilla durante nuestro viaje a China, pero como un viaje al lejano oriente no es algo que se pueda hacer todos los días porque nos queda un poquito lejos de Bilbao, la exposición es tu oportunidad de ver cómo son los famosos Guerreros de Xi’an y aprender algo de su historia.

De todos modos, si tienes oportunidad de viajar a China, no lo dudes, es un país maravilloso, lleno de tesoros deslumbrantes. Por eso,  y con motivo de la llegada a Bilbao de esta exposición, queremos aprovechar para mostraros cómo es la tumba de los guerreros en su país natal.

Aquí podéis ver parte del complejo de la excavación, que cada año es visitado por unos cinco millones de personas, en su mayoría chinos.

ComplejoXian

Es absolutamente impresionante entrar en las gigantescas naves (en las que a día de hoy se sigue excavando) y ver en su tumba de arena a los guerreros que acompañaron a Shi Huang a su encuentro con el más allá.

Guerreros
La primera nave. Lo que ves alrededor como puntitos de colores son personas. Así de grande es.

Aunque ya lo veis en la foto superior, en la exposición que muestra el Palacio Euskalduna también podréis observar un diorama que permite hacerse idea de lo enorme de la excavación y ocho figuras también reconstruidas a imagen de las expuestas en el complejo de Xi’an, además de caballos, armas, herramientas y algunas piezas de arte y joyería.

Por si esto fuera poco, coincidiendo con la exposición el Palacio Euskalduna ha preparado unas estupendas actividades relacionadas con el arte y la cultura chinas -sólo para niños, qué pena, y en fin de semana-, así como una exhibición y clase de tai chi para todos los públicos y un ‘desfile del dragón’.

En resumen, novatos, no os perdáis esta expo, porque estamos seguros de que no os arrepentiréis.

 

 

Anuncios